Cuidados de la Piel en Invierno.

Cuidados de la Piel en Invierno.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, nos separa del medio externo, mantiene la temperatura corporal y es nuestra principal defensa frente a las bacterias patógenas. Para que la piel, pueda cumplir con sus importantes misiones, en invierno hay que cuidarla especialmente, de manera que la debemos mantener limpia, nutrida e hidratada.

Nutrir tu piel por dentro y por fuera

La capa más profunda de la piel es la hipodermis y está formada por células grasas que son verdaderos acumuladores de energía y nos protegen del frío. Cuando sometemos nuestra piel a cambios bruscos de temperatura o temperaturas extremas (frio o calor) tiende a deshidratarse y enrojecer, por lo mismo es importantísimo utilizar productos hidratantes acordes a tu edad y tipo de piel.

Asimismo la alimentación es fundamental y debemos llevar una dieta saludable y equilibrada, priorizando alimentos como:

  • Proteínas: pescados, mariscos, pavo, pollo, carnes magras.
  • Verduras verdes: espinaca, lechuga, brocoli, etc.
  • Grasas saludables: frutos secos, palta, aceites de oliva y coco.
  • Antioxidantes: arándanos, maqui, matcha, té verde.
  • Agua: pura y/o en infusiones de hierbas, son sumamente recomendables las infusiones depurativas de cola de caballo, cardo mariano y boldo.

Además de ello puede apoyarte con el uso de sumplementos alimenticios como vitamina c, colágeno hidrolizado, vitamina E, ácido fólico, te ayudarán a mejorar la sintesis de colágeno y elastina, de todos modos siempre te recomendamos consultar con tu médico cuáles son los suplementos ideales, de acuerdo a tu objetivo y estilo de vida.

Alimentos Dañinos

Así como existen alimentos que nos ayudan bastante a nutrir nuestra piel, también existen aquellos que afectan negativamente la piel y que deberíamos evitar, entre ellos están: alimentos procesados como los embutidos, cecinas, carnes a la parrilla, la sal común, las conservas, la harina refinada, las bebidas azucaradas, el alcohol y el azúcar.

 

Rutina de Cuidados.

No sólo debemos cuidar la piel de nuestro rostro, sino también la de todo nuestro cuerpo, es por ello que se recomienda nutrir la piel con productos de calidad con principios activos como colágeno, ácido hialurónico, elastina, que sirven para nutrir y humectar la piel de todo nuestro cuerpo. Sin embargo y debido a que nuestro rostro, cuello, escote y manos, casi siempre están más expuestos y descubiertos, sufren un deterioro mayor por efecto del clima, los rayos uv, la luz artificial, el viento, la brisa marina, la temperatura, etc. Es por ello que requieren un cuidado mayor y más especifico.

 

Rutina de cuidados para la piel de todo el cuerpo.

Para cuidar la piel de todo tu cuerpo, puedes realizarte sesiones de exfoliación corporal con propiedades abrasivas controladas, pero que a la vez cuentan con principios activos que nutren e hidratan la piel. Si sufres hiperqueratosis, resequedad o descamación, las exfoliaciones pueden ayudarte a tener la piel más suave y lisa, dándole un aspecto lozano y fresco, para potenciar sus efectos a nivel estético, físico y mental, puedes combinar tu exfoliación favorita con una sesión de sauna seco y/o hidromasaje.

Para nutrir la piel de tu cuerpo puedes complementar tu exfoliación favorita con un envolvimiento corporal, que son productos cosméticos nutritivos que buscar otorgar los principios activos necesarios para mantener tu piel sana e hidratada.

 

Cuidados de la Piel del Rostro.

Cuidados de la piel del rostro hasta los 25 años: así como a diario lavamos nuestro cuerpo y nuestros dientes con productos específicos, la piel de nuestro rostro igualmente requiere un cuidado especial, lo que significa que debemos usar productos específicos para el rostro acordes a nuestra edad y nuestro tipo de piel, te recomendamos los siguientes:

  • Limpiador: si tienes la piel normal a seca, te recomendamos un leche limpiadora en crema, con ella arrastraras los contaminantes externos como polvo o maquillaje y además le aportarás un toque de lípicos a una piel que tiende a resecarse. Por el contrario si tienes la piel grasa, lo ideal es un limpiador en gel para limpiar que te ayude a eliminar el exceso de sebo de la piel
  • Tónico (Opcional): si tu presupuesto lo permite, puedes usar una loción hidratante (acorde a tu tipo de piel), idealmente uno con agua termal o con principios activos que te ayuden a hidratar la piel. Cuando decimos opcional, es porque si no tienes muchos recursos para comprar un producto de calidad es preferible gastes el dinero del tónico en un serum nutritivo que te aporte los nutrientes necesarios para mantener tu piel joven y fresca.
  • Serum, Booster o Crema: disi tienes la piel seca o extraseca es necesario que apliques una crema de textura untuosa y que te dure todo el día (esto significa que tu piel al final del día debiera sentirse suave e hidratada), lo bueno es que como eres joven 😉 puedes usar los mismos productos para el día y la noche
  • Bloqueador solar dermatológico: con un mínimo de 30 fps, el cual deberás reaplicar cada 4 horas en caso que trabajes a la intemperie o en faena.

 

A partir de los 25 años (o cuando tengas líneas de expresión): a partir de esta edad, el organismo disminuye la producción de colágeno, lo cual nos hace más proclives a presentar líneas de expresión, arrugas y flaccidez, por lo que se hace más necesario aplicar productos más específicos e ir cambiando de «marca», «línea» o «principio activo», para que la piel no se acostumbre y le entreguemos una nutrición variada y diversa. Si bien a esta edad mantenemos básicamente la misma rutina de limpieza, debemos agregar si o si los siguientes productos:

  • Contorno de ojos de buena calidad: debido a que la piel del contorno de ojos y parpados es más delgada y delicada, debemos extremar nuestros cuidados para evitar las patitas de gallo y ojeras.
  • Acidos de baja concentración: de efecto exfoliante te ayudan a atenuar manchitas, arrugas y mejorar la textura de la piel.
  • Cuidado profesional: a partir de los 25 años, siempre serán bienvenidas las sesiones profesionales de limpieza facial, que te ayudaran a eliminar células muertas y contaminantes, que acumulados opacan la piel y bloquean la absorción de los productos de cuidado diario. Si tienes algunas líneas de expresión o flaccidez, la radiofrecuencia es ideal como tratamiento paliativo, puedes realizarte una sesión mensual por 3 a 6 meses y disfrutarás de una piel suave y tersa; para finalizar y si tu piel es seca o extraseca, es fundamental complementar con tratamientos nutritivos o hidratantes, ya que lamentablemente este es un tipo de piel que es más susceptible a la aparición temprana de flaccidez, arrugas y líneas de expresión.

A partir de los 30 años: si has cuidado bien de tu piel en los años anteriores, no requerirás de cuidados mayores a los ya indicados, sin embargo, existen algunas «ayuditas» que te permitirán lucir un rostro joven y descansado en poco tiempo, algunos tratamientos médicos estéticos te ayudarán a recuperar la juventud de tu rostro:

  • Tóxina Botulínica: se aplica para atenuar líneas de expresión sobre todo en zonas como el entrecejo y las patitas de gallo. Es de resultado rápido 7 a 15 días y sus efectos duran de 3 a 6 meses.
  • Acido hialurónico: se usa para rellenar ojeras, pómulos y surcos, tiene un efecto reparador y de rejuvenecimiento inmediato, es ideal para rostros cansados y zonas con arrugas profundas. Es de resultado inmediato y sus efectos pueden durar hasta 18 meses.
  • Mesoterapia nutritiva y/o microneddling: es uno de los tratamientos más nuevos y de alto impacto en tu rostro, te ayuda a mejorar algunos de los signos de la edad que nos comienzan a aquejar en esta época: manchitas, líneas de expresión y flaccidez. Sus resultados pueden apreciarse alrededor de los 7 días de realizado el tratamiento.
  • Cuidado profesional: a nuestra rutina de limpiezas faciales, agregaremos en forma periódica cada 2 o 3 meses un tratamiento integral como el rejuvenecimiento facial que combina renovación celular (Peeling US o Microdermoabrasion) con nutrición y radiofrecuencia, recuerda que la frecuencia de estos dependerá de tu rutina de cuidados diarios, la calidad de los productos que usas, la genética, tu estilo de vida, etc.

A partir de los 40 años: el colágeno comienza a disminuir hasta un 1% al año, por lo que se hace más reelevante tener una rutina de cuidados bien planificada en casa y en tu centro de preferencia, además de ello debes usar los productos adecuados a tus necesidades específicas y de la edad. Así mismo es sumamente importante el uso de suplementos como el colágeno y la vitamina C, que te darán una ayudita extra con la pérdida de colágeno producto de la edad y no menos importante es que debes asesorarte con una profesional de la estética que te ayude en la planificación de tu cuidado facial en forma permanente, que te permita mantener la lozanía de tu piel a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
×
Buen día 😄 cuéntanos qué servicio te interesa para poder ayudarte?
Diseño Web Profesional